Y en estas llegamos al All Star.

Llega el parón del All Star de Nueva Orleans y con él el fin de semana de la fiesta del Baloncesto por excelencia, ese en el que las estrellas mas rimbombantes del panorama NBA se unirán para brillar a la vez e iluminar todo el mundo del deporte que dejará de girar para disfrutar de la mayor aglutinación de talento en una pista de baloncesto.

Pero no estoy aquí para hablar de los concursos, ni del partido de los Rookies o el partido del Domingo, personalmente creo que el All Star ha pasado a ser 3 días sin partido en el que los jugadores se preocupan mas por no lesionarse con vistas a lo que se avecina, que es la parte final de la temporada y los concursos han perdido el fuelle de antaño, aunque, todo sea dicho, en los últimos 2 años asistimos en primera persona al renacer del Concurso de Mates gracias a Zach LaVine (lesionado, aunque no iba a ir de todas formas) y a Aaron Gordon (Duda, aunque se ve que si va a estar).

De lo que realmente me gustaría escribir – de hecho voy a hacerlo – es de cómo está la temporada cuando hemos llegado al punto en el que realmente podemos medir el rendimiento de los equipos, de cómo está el tema vaya. Como pasa todos los años, hay equipos que están cumpliendo con lo que se esperaba de ellos, otros que están decepcionados y de lo que mas me gusta a mi, que es hablar de esos equipos que se han colado en una fiesta en la que, en principio, no estaban invitados.

En la conferencia Este todo sigue igual arriba del todo, ya que el primer puesto está reservado desde hace ya tiempo al equipo en el que juegue LeBron James, ese titán que domina con mano de hierro una conferencia históricamente mas débil y que, tras un enero desastroso en el que los Cavs han tenido récord negativo (8-9) parece que en febrero han vuelto por sus fueros (han ganado 8 de los últimos 10) pese a la lesión de Kevin Love, que va a tener que pasar por el quirófano y estará de 6 a 8 semanas de baja. Pese a esta baja los Cavs siguen en lo mas alto, aunque ya ven por el retrovisor a los Celtics. Precisamente son los Celtics, quizá el equipo con el futuro a corto plazo mas brillante de la NBA, dirigidos en pista por ese demonio bajito que se llama Isaiah Thomas y fuera de ella por un prodigio como es Brad Stevens, los “Orgullosos Verdes” están confirmando todas las buenas sensaciones que deparaban a principio de temporada y son el mas firme candidato para discutir la dictadura de unos Cavs que, a día de hoy no parece tener atisbos de llegar a su fin.

En un segundo plano encontramos a los Raptors, un equipo que el año pasado se plantó en la final del Este y que comenzó como un tiro el presente curso, pero que ha ido desinflándose conforme ha ido avanzando la temporada y ahora ocupa una cuarta plaza que puede ser muy peligrosa. Veremos a ver si Ujiri, el mago de los despachos, ha vuelto a dar en la tecla con el traspaso de Ibaka. Por último la gran sorpresa nos la encontramos en la capital de la nación, donde un equipo que empezó la temporada 2-8 es ahora mismo uno de los equipos mas en forma del campeonato. Los Wizards, donde parece que Scott Brooks ha encontrado el equilibrio y que sus 2 estrellas Bradley Beal y John Wall han pactado eso de “vamos a llevarnos bien”, ocupan la tercera plaza tras un periodo de esplendor tanto en juego como en resultados (han ganado 18 de los últimos 20).

En el Oeste pues tres cuartos de lo mismo, los Warriors lideran con holgura y aunque ya han perdido los mismos partidos que todo el año pasado (47-9 para los de Kerr) no nos llamemos a engaños, entre este equipo y otros 26 (salvo de la quema a Cleveland, San Antonio y Houston) hay una diferencia sideral en cuanto a juego. Te ganan andando y si aprietan te destrozan sin que te des cuenta. Siguen siendo, por Roster y sensaciones el máximo candidato para hacerse con el trofeo Larry O’Brien (otra cosa que no sea esto es un fracaso) y ahora mismo parece que sólo Houston puede ganarles cuando juegan a eso de a ver quien pega mas fuerte. De Houston precísamente vamos a hablar también porque parece que han bajado una marcha, el Run N Gun de D’Antoni parece hacer mucha mella físicamente y parece una ruleta rusa, es decir, o te aplastan o sufres, con Harden en plan MVP secundado por Ariza, Gordon y Capella, los Rockets, jugando en ralentí durante los últimos 10 (6-4) están anclados en una tercera plaza que parece suficiente para evitar a los cocos hasta una hipotética final de Conferencia.

En otro orden de cosas, los Spurs ganan porque tienen que ganar, llamadlo inercia, flor, costumbre… me da igual, el tema es que los de Pops están segundos sin hacer ruido y a todos nos da la sensación de que cuando llegue abril aumentaran una marcha mas la velocidad e irán despachando rivales hasta la final del Oeste, cada partido de Temporada Regular es un día mas en la oficina. Mención especial merecen los Jazz, que están quintos a medio partido de unos Clippers huérfanos de Chris Paul (Vaya cruce de Playoffs va a ser éste), en Salt Lake City sopla viento a favor y el equipo está respondiendo.

Por último quiero advertir una anomalía que no ocurría desde ya ni me acuerdo, y es que el octavo equipo de esta conferencia, ese puesto que da acceso a postemporada, tiene un récord de 25-31, lo cual es un insulto para una conferencia en la que no hace tanto (2014) se quedó fuera un equipo que ganó 48 partidos en Temporada Regular, lo que nos indica que las rebajas en el Oeste van a durar hasta abril.

Esto es mas o menos, y a grandes rasgos lo que está pasando en la liga cuando llegamos al Fin de Semana de las Estrellas. Sientense, cojan las palomitas, abran la cerveza y disfruten. Saludos!!

TAGS: , , , , ,
Y en estas llegamos al All Star.
Amante y ex-jugador de este deporte, siguiendo desde hace más de 10 años la actualidad de la NBA, intentará atraer a nuevos seguidores a esta Liga y enganchar aún más a los que ya lo son.

Sin Comentarios



Tu puedes ser el primero en dejar un comentario.

Deja tu Comentario