El Sexto Hombre del Viejo Continente

Como es de saber por todos, los jugadores europeos no siempre han estado bien vistos en la NBA, mas aun si nos remontamos a la época de finales de los 80 y principios de los 90. Eran los jugadores europeos mucho mas finos y académicos que sus homólogos americanos, pero tenían una lacra considerada enorme en EEUU, el físico, ya que la mayoría de GMs y entrenadores pensaban que en una temporada de 82 partidos por muy bueno que seas si no eres un “bicho” no vas a aguantar el ritmo de competición y, en parte, no les falta razón, ni antes ni ahora.

Sin embargo en Europa – sobretodo en los paises balcánicos – empezaban a surgir jugadores muy interesantes para las franquicias, de los cuales en esos tiempos carecían – y en mi opinión siguen careciendo -. Y es que a finales de los 80 y principios de los noventa dominaba en Europa una selección como la de la antigua Yugoslavia, que se había paseado con suficiencia en las categorias inferiores y no hizo mas que confirmar las buenas sensaciones que despertaban algunos de sus jugadores, en concreto 3, y entre ellos, nuestro homenajeado, para mí el mejor Sexto Hombre de los últimos 20 años, Tony Kukoc.

633766951991464493_kukoc2giTony Kukoc, original de Split, mostró desde muy joven unas aptitudes fantásticas para la práctica de baloncesto, alumno aventajado de la mas que prestigiosa escuela balcánica, con 2,07 podía desempeñar practicamente cualquier rol dentro de la pista (base, escolta, alero y hasta ala-pivot). Muy pronto empezó a destacar en las categorías inferiores de Yugoslavia, donde se proclamó campeón de Europa sub-16 en el Eurobasket del 85, con una selección Yugoslava que era una apisonadora con jugadores como Petrovic y Divac como actores principales junto al mismo Kukoc. Tras arrasar en las categorías inferirores, con los grandes fue mas de lo mismo, medallas en Europeos y JJOO, a todo esto hay que sumarle que su equipo, La Yugoplástica Split, dominaba en Europa con una de las mejores generaciones de jugadores del viejo continente, entre los que se encontraban Perasovic, Radja, Pavicevic ó Tabak. En 1990, el que entonces iba camino de ser el mejor equipo de la NBA se fijó en este alero muliusos, los Bulls eligieron la noche del Draft de ese año a Kukoc con el número 29. Tendrían que esperar los de Illinois 4 años hasta poder contar con Kukoc, que prefirió seguir formándose un último año en Split – donde sería campeón de la Euroliga – para después probar suerte en la Benetton de Treviso, donde ganó Liga y Copa con unos promedios que, en esos tiempos asustaban en Europa (20 puntos por partido es un escándalo aquí).

scottie-pippen-guarding-kukoc-1992-olympicsEn ese tiempo en el que no pasó a formar parte de la plantilla de los Chicago Bulls también le dio tiempo a participar en los JJOO de Barcelona y medirse al Dream Team, del que formaban parte dos de sus futuros compañeros en Chicago, y que le hicieron pasar un mal trago en forma de anécdota. Michael Jordan y Scottie Pippen, que venían de un “Back2Back” con los Bulls y ya eran estrellas consagradísimas, estaban un poco mosca porque sólamente escuchaban halagos al alero, al que consideraban que “no era para tanto”. Pues bien, en el Torneo de Baloncesto Olímpico se les presentó a las 2 leyendas una oportunidad perfecta para demostrar su teoría. No recordará con mucho afecto el bueno de Tony el partido de la fase de grupos del 92 contra USA, ya que fue un auténtico infierno para él, porque tuvo todo el partido a 2 de los mejores defensores de la NBA agobiándole. Huelga decir que le anularon y dejaron claro que nadie era, en ese momento, tan bueno como ellos.

Kukoc aterriza en Chicago en el verano del 93, con veinticinco años. La sombra de la primera retirada de MJ planeaba sobre el United Center y parecía un hueco demasiado grande que nadie podía llenar. Aun así Kukoc no desentona, saliendo desde el banquillo en su primera temporada y firmando unos promedios de 10,9 puntos y 4 rebotes en algo mas de 20 minutos de juego, estadísticas que le valen para ser incluido en el segundo mejor quinteto de Novatos y los Bulls alcanzan postemporada, cayendo en primera ronda con los Knicks. Mas de lo mismo al año siguiente, pero con la buena nueva de que “His Airness” estaba de vuelta, pero no a tiempo, a pesar de volver a caer en PO Kukoc da un salto de gigante en su juego subiendo sus promedios a 15,7 puntos y 5,4 rebotes, asentándose como Sexto Hombre, ese puesto tan importante en la Liga y que no muchos saben llenar.

jordankukoc_090901A partir del 96 vendría el éxito, con Jordan y Pippen en plenitud, podemos decir sin lugar a dudas que Kukoc formó un “Big Three” que sería imparable durante 3 temporadas, en las que los Bulls dominaron la Liga de nuevo y como no se había visto en muchos años. 3 anillos consecutivos y una nueva retirada de Jordan, a la que se le sumó la posterior desbandada de todo el equipo en 98, dejándole como única estrella y con la responsabilidad de tirar de un equipo que venía de dominar la Liga y pasó a ser el peor de toda la NBA, una temporada mas tarde Kukoc también hizo las maletas rumbo a Atlanta para terminar su carrera en Milwaukee en 2006, a la edad de 38 años

Una mas que exitosa carrera para el croata. Todo este éxito se vio reconocido con la concesión del premio al Mejor Sexto Hombre de la temporada 95/96, que sólo se llevó una vez pero mereció mas que nadie otras tantas, y la razón es bien sencilla, y es la siguiente; en un equipo como el Chicago de finales de siglo, donde hay 2 megaestrellas que acaparan todos los focos, salir 25 minutos cada noche y firmar casi 20 puntos tiene mucho, pero que muchisimo mas mérito que firmar 30 en un equipo peor. Kukoc para mi tiene el honor de haber brillado con luz propia al lado de dos de los mejores jugadores de la historia, porque es muy fácil salir ahí con todo hecho y limitarte a ver jugar esos 2 dioses, no, lo difícil es que te tengan en cuenta como un igual, que se fijen en ti como primera opción en ataque y que te respeten como compañero y profesional. Todo esto lo consiguió el, el Mejor Sexto Hombre de las últimas 2 decadas, y lo teníamos en Europa.

tonikukoc

El Sexto Hombre del Viejo Continente
Amante y ex-jugador de este deporte, siguiendo desde hace más de 10 años la actualidad de la NBA, intentará atraer a nuevos seguidores a esta Liga y enganchar aún más a los que ya lo son.

Sin Comentarios



Tu puedes ser el primero en dejar un comentario.

Deja tu Comentario