El baloncesto del Tiki-Taka

Sacramento Kings Media DayMirando y mirando vídeos de hace unos 12 años, tropecé con un recopilatorio que me hizo pensar, a la vez que disfrutar, de un equipo que a principios de siglo XXI deslumbraba con su juego alegre y vistoso y, además de todo esto, también ganaba, nos hizo disfrutar a todos durante 4 años que duró su apogeo. Nunca he disfrutado tanto viendo jugar a un equipo en el que hasta los pivots tenían ojos en la nuca y muy a menudo nos deleitaban con varios de los mejores “Highlights” de la semana. Me estoy refiriendo a los Sacramento Kings, uno de los mejores equipos que seguramente haya habido, pero que se por caprichos del destino nunca llegaron a saborear las dulces mieles del triunfo.

Nos remontamos al año 1997, año en el que los hermanos Maloof -actuales dueños de la franquicia- compraron el equipo que hasta ese año hacia sufrido administraciones malas para la franquicia en cuanto a gestión deportiva se refiere. En la temporada 98/99, gracias a la combinación de traspasos y buenas rondas de Draft de ese año y anteriores llegan al equipo Jason Williams, Chris Webber, Vlade Divac y Pedja Stojakovic. Se estaban plantando los mimbres de lo que sin ninguna duda iba a ser una franquicia ganadora, aún más con la contratación de Rick Adelman como entrenador jefe. Los primeros dos años el equipo mejoró ostensiblemente, sobre todo en lo que a anotación se refiere, los Kings eran un equipo alegre al que daba gusto ver, pero se le achacaban ciertos contras, como la anarquía a la hora de jugar de su base Jason Williams y la poca resolución de Webber cuando el partido estaba apretado. En las temporadas 98/99 y 99/00 consiguen entrar en playoffs, cayendo en primera ronda contra Utah y Lakers respectivamente. No obstante, eran un equipo joven y con mucho margen de mejora, lo mejor estaba por llegar.

mms_500Para mejorar su roster, sabiendo que necesitaban a un director de juego con más cabeza que Williams para aspirar a lo máximo, la franquicia traspasa a “Chocolate Blanco” a Memphis a cambio de Mike Bibby, que a la postre sería el mejor socio que le podían haber buscado a Chris Webber. Los resultados no tardan en llegar, ese año los Kings finalizan la temporada regular en 2002 con un récord de 61-21, además de jugar bonito, ganaban muchos partidos. En playoffs siguen con esta tendencia ganadora y en las finales de conferencia dominando 3-2 la serie el destino les propinó en el sexto partido un golpe del que no pudieron levantarse, los Lakers remontaron la seria tras el ya mítico triple de Robert Horry en el sexto partido y dejaron Webber, Stojakovic y compañía sin anillo. Los años siguientes siguieron con el buen hacer del equipo, jugando muy bien y ganando partidos, pero otra vez el destino se cruzó en su camino en forma de lesión, en 2003 Sacramento pierde a Webber en Playoffs y acaban cediendo en 7 partidos contra Dallas, al año siguiente caerían ante los Minnesotta Timberwolves de Garnett, Cassell y Spreewell, poniendo fin a unos años de en sueño que se quedaron finalmente sin premio.

Ahora el equipo está en su particular travesía por el desierto, el vestuario es una selva y no hay nadie que ponga orden, hay mucho talento en ese equipo pero nadie parece capacitado para llevar el timón. Pero, aunque ahora las cosas estén así por Sacramento, yo siempre recordare aquellos años en los que enamoraron a todo el mundo con su baloncesto, aquellas 4 temporadas en las que fueron el mejor espectáculo por el que merecía pagar la entrada del partido. El baloncesto del “jogo bonito”, baloncesto sin anillo si, pero en la memoria de mas de uno acabará este equipo mucho antes de otro que si que tenga algún entorchado colgando en su pabellón.

Fotos tomadas de basket4us.com y tumblr.com

TAGS: , , , , , ,
El baloncesto del Tiki-Taka
Amante y ex-jugador de este deporte, siguiendo desde hace más de 10 años la actualidad de la NBA, intentará atraer a nuevos seguidores a esta Liga y enganchar aún más a los que ya lo son.

Sin Comentarios



Tu puedes ser el primero en dejar un comentario.

Deja tu Comentario